Sitios donde ir en moto antes de morir- Entrega XVI: El Espinazo Del Diablo - México


La carretera federal 40 ó “Carretera Interoceánica” es una carretera mexicana que une Océano Pacífico saliendo de Matamoros (distrito de Tamaulipas) con Mazatlán (dist.Sinaloa) en el golfo de Mexico.



En el tramo de 5 horas de viaje entre Durango y el final de la carretera en Mazatlán, se atraviesa la Sierra Madre Occidental, en la provincia de Michoacán.


En el kilómetro 168 hay un tramo de carretera de 10 km llamado “El espinazo del Diablo” llamada así por El mirador del Espinazo de Diablo a 2,400 metros sobre el nivel del mar, lo que ofrece unas vistas espectaculares.


La carretera discurre en curvas cerradas de asfalto bacheado entre las montañas de la Sierra Madre Occidental sobre profundos barrancos de corte vertical a ambos lados.

A lo largo del trayecto se atraviesan aldeas con escasas construcciones y cabañas de campo por lo que es difícil encontrar gasolineras. En el pueblo del Palmito se puede encontrar gasolina, pero a un precio muy alto.

Cuando cae la tarde, una densa niebla suele cubrir la carretera, esto unido a la ocasional aparición de animales sueltos y grandes camiones a gran velocidad hacen de la carretera un peligro.

La mejor época es entre Noviembre y Abril. En esta época se evitan tanto las lluvias como el intenso calor de verano.



¿Por qué Espinazo del Diablo?

Existen varias versiones para explicar para explicar el nombre que van desde la creencia de que los barrancos sobre las que discurre la carretera hacen que puedas ir a visitar al diablo, hasta que el nombre es debido al ruido que producen las corrientes de aire al filtrarse entre las escarpadas paredes de roca.

Pero la más aceptada es que es el propio diablo que se encuentra ahí caído desde tiempo inmemorial, y que es la espina dorsal petrificada de este lo que queda a la vista.

La leyenda:

En el principio de los tiempos, el mundo estaba cubierto por una terrible oscuridad, el agua de los mares lo cubría todo, no había ningún tipo de vida y el mal dominaba la tierra.

Entonces Dios decidió limpiar la tierra para poner allí al hombre, a los animales y a las plantas. Pero el diablo se resistió a desalojar, por lo que durante 52 años el Diablo y el Arcángel San Miguel lucharon por la posesión de la tierra





Finalmente, el arcángel San Miguel clavó su espada en el corazón del Diablo, que herido mortalmente calvó su cabeza en el barro y dejó la espalda al descubierto para convertirse en piedra con el paso de los siglos.
En el lugar donde Miguel apoyó su pié para dar el mortal estoque, un fraile encontró la huella de su sandalia y lo llenó de cruces para así santificarlo y darle el nombre que actualmente tiene, San Miguel de Cruces (Durango)

ARCHIVO

blog

blog

Ahora on-line